Pellets para biomasa

Biomasa, energía renovable orgánica

Por • 1 enero, 2014 • Energías renovablesComments (0)1465

Se define biomasa como la “materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía”, es decir, cualquier sustancia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los materiales que resultan de su transformación natural o artificial.

En la actualidad la biomasa engloba al grupo de productos energéticos y materias primas de tipo renovable que se originan a partir de la materia orgánica, quedando por tanto excluidos los combustibles fósiles o los productos orgánicos derivados de ellos, aunque también tuvieron un origen biológico en épocas remotas. En la actualidad existen calderas de biomasa que permiten utilizar este tipo de energía en entornos domésticos con una alta eficiencia y capaces de mantener el mismo confort que otros sistemas no renovables.

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), utiliza la definición de la Especificación Técnica Europea CEN/TS 14588 para catalogar la “biomasa” como “todo material de origen biológico excluyendo aquellos que han sido englobados en formaciones geológicas sufriendo un proceso de mineralización”.

Biomasa de pellet

La Biomasa es materia prima orgánica (vegetal o animal) utilizada para la producción de energía a partir de procesos como la combustión de materia orgánica producida y acumulada en un ecosistema, como por ejemplo con las calderas de leña. Después del sol, la biomasa es una de las fuentes más antiguas de energía utilizada por el hombre.

La biomasa se considera un recurso renovable, y es la única fuente de energía con carbono que se puede considerar como un emisor neutro de CO2. Los recursos biomásicos pueden agruparse de forma general en agrícolas y forestales. También se considera biomasa la materia orgánica de las aguas residuales y los lodos de depuradora, así como la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos y otros residuos derivados de las industrias.

Tipos de biomasa para la producción de energía

  • Residuos, incluyendo entre ellos los residuos forestales, así como de las industrias del sector forestal (pellet o pella)
  • Residuos agrícolas y de las industrias agroalimentarias, así como sus efluentes.
  • Excrementos de animales de granja.
  • Fracciones orgánicas de los residuos sólidos urbanos.
  • Drenaje urbano.
  • Cultivos energéticos: cultivos de ciclo corto.


Imagen | Christian Schnettelker

Fuente | IDAE

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *