¿Cómo está afectando el cambio climático a la pandemia del covid-19?

Cambio Climático y el Covid-19

By José Delgado

En la actualidad, estamos viviendo dos procesos complejos que atentan directamente contra la salud del planeta. Hablamos tanto del cambio climático como de la pandemia del covid-19. El primero de ellos, lleva muchos años escalando sus dimensiones y causando estragos. El segundo, ha afectado de gran forma en muy poco tiempo.

Ambos con un índice de impacto bastante alto y con muchas otras cosas en común. Entre ellas, la posible influencia del ser humano para su creación y peor aún, el hecho de que todavía se desconoce la forma de frenar sus efectos y consecuencias.

Aunque la ciencia ha tenido muchos avances en las últimas décadas, consiguiendo grandes cosas, estamos ante uno de los siglos más complejos en la historia de la humanidad. Y todo, afortunadamente, sin una guerra mundial de por medio, como sucedió en el siglo anterior.
Sin embargo, lo que le ha tocado vivir a la humanidad con el cambio climático y la pandemia no es nada fácil de llevar. Si bien uno ataca directamente al medio ambiente y otro directamente a la salud, ambos deben ser tenidos muy en consideración, porque podrían dejar daños incalculables en el planeta.

Influencia del coronavirus en el cambio climático

Para poner el contexto aún más delicado, es necesario dar a conocer que ambos problemas mencionados con anterioridad (covid-19 y cambio climático) se relacionan y tienen consecuencias, positivas y negativas, tanto de un lado como de otro.

Desde inicios del pasado 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como pandemia al Covid-19, los niveles de contaminación en el planeta se redujeron considerablemente.

Esto gracias a que el sector industrial quedó paralizado durante un tiempo importante debido al confinamiento, mientras se tomaban las medidas necesarias para el retorno. Tras el cierre de las empresas, centros comerciales, tiendas, mercados o parques para el público en general, los ciudadanos no tenían la posibilidad de salir.

Disminución de los niveles de CO2

Al cumplir debidamente con las restricciones recomendadas, además de evitar los contagios respectivos, se comenzó a frenar también la contaminación que afectaba al cambio climático. 

Junto a ello, también quedó afectado el sector transporte (automóviles, motos, barcos, autobuses), tanto públicos como privados. Incluso los traslados en avión o mecanismos similares, debido al cierre de fronteras o los toques de queda impuestos en las ciudades.

Los científicos han determinado que los niveles del CO2 se han reducido considerablemente durante la pandemia del covid-19 gracias a lo expuesto anteriormente. Es decir, aquellos gases que estaban perjudicando las diferentes capas atmosféricas de la tierra, pero aun así, el daño ya estaba hecho.

Esta disminución del CO2 debería ser aprovechada para tomar medidas más drásticas que beneficien al planeta y a sus habitantes. Sin embargo, todos los esfuerzos de los países están puestos, casi en su exclusividad, hacia la búsqueda de la vacuna que ayuda a termine con el virus.

Cuidando el mundo desde casa

Por otra parte, provocado por el mismo encierro de los habitantes en sus casas, el consumo de energía eléctrica ha aumentado. Las clases en los colegios o universidades han pasado a ser totalmente virtuales, sumado a las nuevas maneras de trabajo por parte de las empresas.

Es así como el teletrabajo, los estudios online y el tiempo presente en nuestros hogares, que posiblemente antes no era tanto, ha hecho que los niveles energéticos aumenten. Y no es para menos, pasar ratos de ocio o de oficio en un solo lugar hace que estemos más tiempo utilizando los aparatos como televisores, ordenadores o la luz interna de la vivienda.
Este aspecto es posiblemente donde más afecte el cambio climático en la actualidad.

Ahora todo esto cambió y mantenerse en casa implica tener el aire acondicionado encendido durante largas horas y con temperaturas más bajas, consumiendo energía para contrarrestar el hecho de no poder salir. Mientras que en invierno, sucede algo similar con la calefacción, que resulta fundamental para poder llevar las heladas que bajan de los cero grados.

Posibles soluciones

Sin embargo todo tiene una solución posible. Y en este caso, debemos aprender a crear conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y actuar rápido para disminuir el impacto del cambio climático. Desde nuestra casa, podemos tomar medidas que, de forma individual, ayuden al colectivo. Algunos datos ya los expusimos en nuestra web y son:

  • Cambiar las bombillas convencionales por LED.
  • Mantener un control del horario de aquellos equipos electrónicos que usemos.
  • Mantener apagados y desconectados los aparatos eléctricos en caso de no usarlos.
  • Practicar el reciclaje de algunos productos y materiales determinados.

El cambio climático y la pandemia

Pero cuando analizamos los impactos del cambio climático en la pandemia, este también tiene efectos realmente importantes que hay que tomar en cuenta. Sobre todo por la gran incertidumbre sobre el hecho de no saber, a ciencia cierta, cómo se transmite el virus y cómo fue creado este.
Sin embargo hay una alta probabilidad de que el coronavirus haya aparecido, entre muchas otras cosas, por la degradación de los ecosistemas y la biodiversidad. Es decir, las epidemias de origen zoonótico, que han sido transferidas de animales a humanos, están sumamente relacionadas con la salud de esta parte del medioambiente, según indicó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Este organismo expresó mediante un informe el pasado año que, este tipo de enfermedades surgen en una mayor escala debido a los cambios climáticos. Cabe destacar que, la biodiversidad (animales y plantas) actúa como un escudo protector de los diferentes virus que frecuentan al mundo. Siendo estos los primeros receptores, previo a caer en el ser humano.
No obstante, si hablamos de que nuestra principal barrera protectora ambiental se está perdiendo, quiere decir que próximamente podríamos tener más epidemias similares o peores a lo que ha sido el coronavirus.

Conclusión

Existen otros aspectos referentes a la influencia del cambio climático sobre el coronavirus. Según diversos estudios que analizaban las partículas que contienen al covid-19, se determinó que dicho virus resiste mucho más cuando las temperaturas resultan más bajas y la humedad es alta.
Pero cuando es al revés resulta distinto. Es decir, a mayor temperatura y menor porcentaje de humedad, la vida de las gotas que contienen al coronavirus resiste menos. De esta forma, la intensidad de la propagación es menor, mientras que en el caso expuesto arriba, se corre más riesgo.

Esto genera grandes dudas sobre lo ocurrido recientemente en España tras la borrasca Filomena e incluso la llegada del invierno a otros países, donde pudiese perjudicarse ampliamente el estatus de los contagiados por el virus del covid-19.